Sentir, tocar, percibir son impresiones que funcionan como receptores que despiertan el sentido del tacto.

El sentido del tacto espiritual funciona como receptor para percibir un mundo no visible, donde lo reverente son las heridas del alma. El sentido del tacto se vincula con todos los sentidos espirituales; ver, escuchar, oler y saborear proporcionando el sentir de la compasión y comprensión de las tareas elegidas por el alma que solo el ser conoce y lo hace sagrado.

La Etimología de tacto deriva del latín “tangere”  que significa tocar – alcanzar. Este sentido está distribuido por toda la piel y forma parte importante de la memoria. También se deriva del vocablo latino “tactus”. Esta raíz latina  indica la posibilidad de ejercer una sutil influencia sobre cosas o personas por contacto.

Por lo que podemos conjugar que con un sutil contacto podemos tocar esa memoria que el alma proyecta en tu cuerpo que tal vez desconoces para sanar.  Nada pasa para lo que no se esta preparado, solo con tacto podemos descubrirlo.

“No intentes curar tu cuero sin antes haber sanado tu alma”… Heridas del alma

Ante la presencia de cualquier dolencia o trastorno físico con medicamentos y terapias por un diagnóstico médico, perdemos la certeza u oportunidad de encontrar la raíz de ese dolor o enfermedad que con seguridad se originó en el alma. Aprender a tratar los sentidos físicos como los espirituales con respeto y reverencia se logra educar ese equilibrio que existe entre el alma y el corazón.

Cuando no se es consciente de las elecciones del alma y sin una educación emocional, podemos ser arropados por emociones que despiertan conductas incongruentes con el ser, por lo que vamos potenciando energías discordantes hasta ocasionar algún daño físico. El miedo, la rabia, los rencores, la envidia, los celos son potencializadores emocionales que solo con el sentido del tacto como receptor de equilibrio emocional se pueden hacer cambios significativos que dan como resultado  una vida sana y cuerpo sano, sin restar la debida importancia a un proceso de enfermedad que merece mucho tacto para ser tratada.

http://etimologias.dechile.net/?tacto

http://whserver.net/lamujerconexito/cinco-sentidos-conocer-alma/

“Que nada ni nadie te quite la sonrisa”

Por: Yoira R. de Jácome

Simplemente “Soy”

Hija Esposa Madre

Orientadora Familiar

Aprendiz de escritora

La Mujer con Éxito

Creadora de Tertulias del Alma

Twitter @tertuliasdelalma

Instagram @tertuliasdelalma

Facebook Tertulias delalma

Correo electrónico Tertuliasdelalma@gmail.com