En esta época del año es muy común escuchar sobre la unión familiar, la  paz, el amor, la alegría etc. Sin embargo, algo que no se escucha tan abiertamente es como aumentan los niveles de estrés, ansiedad e incluso tristezas y nostalgias. ¿Por qué tantas emociones encontradas?

Como dice la famosa canción en ingles de Andy Williams  “It’s the most wonderful time of the year”- “Es la época más maravillosa del año, con los niños tocando las campanas y todo el mundo diciéndote quenew-years-eve-1905142 estés de buen ánimo” ¿Cómo no estar felices, cierto?

En realidad no importa cuánto progreso hayas hecho en el año, esta época tiende a actuar como un espejo en el cual nos miramos y decidimos como nos vemos comparado a como nos queríamos ver a principios del año. Entre la lista de cosas pendientes por hacer para las reuniones familiares, los viajes o cualquiera que sea la actividad planeada para las fechas, las emociones se encuentran allí encerradas en ese espacio mezclando las expectativas de lo que ES, lo que FUE y lo que SERA, las cuales se unen en una combinación explosiva, todo esto en paralelo con el estar “feliz” porque es una época de alegría.

En la historia de la psicología, uno de los primeros psicólogos que enfoco la atención en la felicidad fue Abraham Maslow (1908-1970). En base a sus investigaciones Maslow creo la famosa teoría de la  “jerarquía de las necesidades”. De acuerdo a esta teoría los seres humanos solamente nos podemos enfocar en desarrollar nuestro verdadero potencial (o en otras palabras estar realmente felices) una vez que las necesidades más básicas están cubiertas.

Ahora te preguntaras ¿Qué tiene que ver todo esto con la época y mis emociones? Mucho más de lo que crees. Maslow habla de 5 necesidades principales, las cuales organiza en forma de pirámide. En este artículo vamos a tratar de relacionar estas necesidades con nuestras expectativas de presente, pasado y futuro y su impacto en nuestras emociones.

Pirámide de Maslow

Pirámide de Maslow

Fisiología y Seguridad:

Las necesidades más básicas son las fisiológicas que representan la base de la pirámide. Estas están asociadas a actividades como comer, dormir, tomar y todos aquellos requerimientos físicos y biológicos que de una u otra forma se tienden a exceder en esta época del año (piensa en los trasnochos, los chocolates y ponche cremas, etc. poco a poco cada exceso va generando presión en la base de esta pirámide).

El segundo piso en la jerarquía, son las necesidades de seguridad, con esto no me refiero únicamente a seguridad física pero también seguridad económica y psicológica. Ahora bien,  como ya sabemos esta es una época de gastos en la que tendemos a salirnos de presupuesto y por lo tanto este piso de la pirámide también se tambalea por todas las presiones económicas y emocionales que tienden a generar falta de seguridad en este nivel.

Desbalance en estos dos pisos pueden estar asociados a sentimientos de ansiedad y estrés! Lo que ES o El presente, está completamente atrapado en acciones que se requieren a corto plazo, como cocinar, arreglar, comprar, planificar, lucir, entretener, decorar, comer, tomar, etc y muy poco espacio dedicado a simplemente Ser/ Estar en balance. Si el presente está enfocado en excesos y preocupaciones, tu pirámide esta desbalanceada.

Afiliación, Reconocimiento y Felicidad:

El tercer y cuarto piso están muy  asociados a sentimientos de tristeza, nostalgia y depresión y son los que tienden a estar en mayor desbalance durante estos días de celebración. El tercer piso lo constituyen las necesidades de amor y vínculos, este piso está asociado a relaciones de pareja, familiares, amigos y todas aquellas personas importantes que nos hacen sentir parte de algo especial. Esta es una época en donde lamentablemente no necesariamente nos encontramos cerca de esas personas y es cuando más extrañamos, añoramos nuestras interacciones.

Lo que FUE – El pasado está atado a memorias de una experiencia que ya no existe: todo lo que dejamos el año anterior voluntaria o involuntariamente, personas que ya no están, situaciones que han cambiado por completo, recuerdos….recuerdos…recuerdos

El cuarto piso está asociado a reconocimiento o amor propio, a como nos sentimos respecto a nosotros mismos. En esta época del año el peso de las expectativas de lo que pensamos de debemos o deberíamos hacer tiende a generar mucha presión consciente o inconscientemente.

Lo que SERA – El Futuro que no conocemos y que nos genera incertidumbre: qué esperas para las celebraciones, de ti, de los que te rodean, del año que viene, de tu futuro, de tu pareja, de tus hijos, etc.

El último piso y la cúspide de la pirámide es la autorrealización o la felicidad, Como expresa Maslow “las personas auto-realizadas disfrutan la vida en general y todos sus aspectos, mientras el resto de las personas solo logran disfrutar pequeños momentos de triunfos”(1)

Como ves, la felicidad tan esperada puede depender de que tan balanceada este tu pirámide. En estos días de celebraciones  toma un tiempo para reflexionar que es lo que REALMENTE necesitas. No te enfoques en el pasado, no te enfoques en el futuro, toma pausa, respira, disfruta sin excesos  y recuerda estar presente para ti misma, solo así podrás estar presente para todos lo que te rodean.

Felices Pascuas y próspero año nuevo.

Bibliografia:

(1) Maslow, A.H. (1999). Towards a Psychology of Being. (3rd ed.). New York, NY: John Wiley & Sons.

Fotos: Pixabay, Representación de la jerarquía de necesidades de Maslow por J. Finkelstein, traducido por Mikel Salazar González/ Wikipedia.

 

Por: Aisha Rachel Paez

La Mujer con Éxito

Psicóloga, Psicoterapeuta, Coach e Ingeniero

Instagram: @Psychefit_ap

Facebook: Psychefit_ap

www.apsychotherapy.com