Dientes de leche

Cada vez que uno de nuestros niños muda dientes, se sabe que la mañana siguiente encontrará una moneda, un dulce o cualquier otro regalo debajo de su almohada. Los padres tienden a guardarlos por un valor sentimental, sin embargo, cada diente de leche posee internamente algo que vale la pena aprovechar, células madre, ya que aunque no lo parezcan los dientes de leche son una mina de células madre.

Investigadores de National institute of Health de Estados Unidos, han confirmado que hasta las células que se encuentran dentro de la pulpa dental de los dientes de leche tienen la capacidad de regenerar piel, tejidos cardíacos y hepáticos, huesos y articulaciones.

Asimismo, sirve en el tratamiento de enfermedades como el alzheimer, esclerosis múltiple, diabetes, artritis, entre otros padecimientos. Según los investigadores del Laboratorio de Ciencias Básicas e Ingeniería Tisular de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí en México, los dientes de leche tienen un poder regenerativo mayor que los dientes permanentes, debido a que sus células son más jóvenes y no han estado expuestos por mucho tiempo al ambiente.

Dientes de leche

Para mantener su calidad y que sea una excelente fuente de células madre, estos dientes de leche deben ser extraídos por un odontólogo, ya que de esta manera no se altera su suministro de sangre. Los dientes extraídos deben ser enviados al banco de células madres dentales, ya que estos se encargan de recolectar, aislar, evaluar y criopreservar las células madre de este tipo. Si tienes un hijo en edad de mudanza dentaria, ya sabes que puedes utilizar sus dientes de leche a favor de su salud.

Además, para los investigadores, este hallazgo significa sustituir las células para los que padecen diabetes tipo 1, dando como resultado un trasplante autólogo de células madre. En otras palabras, un paciente podrá hacer uso de sus propias células madre dentales que permiten crear células pancreáticas que son las que producen la insulina. Una visión más allá de la diabetes, permite que esté hallazgo promueva la criopreservación de las células madres dentales como un seguro de vida que en el futuro servirían de uso en terapia de células madre autólogas.

Este tipo de resultados no podrían haberse realizado sin el descubrimiento de este tipo de células madres en los dientes de leche, los cuales realizan su proceso de mudanza entre los 6 y 12 años de edad, y que son una mina de células madre y gracias a la tecnología permiten  la preservación y cultivo para un futuro.

Dientes de leche

En la actualidad se conocen 5 fuentes importantes para la obtención de células madres las cuales son: la médula ósea, el tejido adiposo, los embriones congelados, la sangre del cordón umbilical y por último, pero no menos importante la pulpa de los dientes de leche. Entre estas 5 fuentes, 2 que se han popularizado mayormente han sido la del cordón umbilical y la pulpa de los dientes de leche, ya que no enfrentan dificultades técnicas y étnicas en su proceso.

Lo que más llama la atención es que estas células madre encontradas en los dientes tienen una increíble capacidad de autorreplicación, es decir, pueden clonarse a sí mismas. En otras palabras, tienen una mayor capacidad de clonarse que las células madres obtenidas en otras partes del cuerpo, dando como resultado que las oportunidades de tratar en un futuro cercano próximo a los 4 ó 5 años, enfermedades que actualmente no tienen cura y que se multiplican.

La entrada Dientes de leche, una mina de células madre aparece primero en ArrobaGeek.

Source: MujerGeek de ArrobaGeek.com