Hasta ahora he escrito sobre nuestras primeras impresiones como cuidadores familiares y las emociones que movemos ya sean propias o de nuestros seres queridos. Hoy reconoceremos esta conducta sencilla como nuestra aliada para protegernos y mantenernos saludables durante todo este proceso. 

ESCUCHAR, es un gran aprendizaje, practicarlo es un gran reto.

¿ En qué momento  lo logramos ?. Cuando aceptamos que las emociones y sentir de nuestros maestros frente a su enfermedad, son determinantes en la conducta que asumiremos durante su cuidado.

En algunas ocasiones nos expresaran miedo , incertidumbre , en otras será optimismo y fortaleza ante esta dificultad.  En cualquiera de las dos situaciones es prudente y es de seres compasivos dejarlos hablar o quizás ayudarlos a expresarse cuando no saben cómo hacerlo. Es parte fundamental de su sanación y es una experiencia de crecimiento para nosotros.

Ante esta circunstancia algunos respondemos de una manera tan sobreprotectora , considerandonos dueños de la verdad y solución absoluta que caemos en la anulación de su libertad de expresarse, generando frustración en nuestro familiar e impotencia por sentirse en minusvalía.

Es interesante el trabajo de humildad que debemos hacer, al escucharlos con paciencia y respeto , de esta manera estamos reconociendo y honrando todos los momentos maravillosos que esta personita nos ha regalado a lo largo de su vida. Nos permite mirarnos a nosotros mismos con dulzura y gratitud por la labor amorosa que realizamos y eso nos genera paz, serenidad, nos eleva el nivel de tolerancia en momentos críticos.

No somos perfectas amigas, es normal que durante este proceso sintamos hasta culpa por no saber cómo manejarlo. Para eso estamos aquí, para recordarte que somos varios, muchos diría yo y nuestra experiencia se entrelaza con la de otros para ayudarnos poco a poco.

Recordemos que  somos apoyo, que nuestro hijo, esposo o padres nos necesitan fuertes, alegres, y para eso debemos cuidar además nuestro espíritu, nuestra salud.

Reconozcamos la importancia de mantener un buen estado de ánimo, para  que nuestro sistema inmunológico active nuestras defensas , nos mantengamos sanas y poder ejercer nuestra labor con eficiencia amorosa.

Aprender a escuchar,

es una bendición que tenemos a nuestro alcance y te aseguro que te devolverá muchas sonrisas y un ambiente de armonía que favorecerá la condición de tu ser querido y la tuya.

Hasta un próximo encuentro, mujeres de éxito.

 

Por:  Carmita Alvarez H.   

  La Mujer con Éxito

Twitter : @angelesenelcam1

Instagram: @angelesenelcamino

e-mail:  angelesenelcamino@outlook.es       

            lamujerconexito@gmail.com