Grito una verdad que llevo por dentro.

 

Palpita muy fuerte, parece que saldrá. Pero no tiene para donde andar. estoy ansiosa, quiero gritar. Pero no sé si alguien pueda escuchar.

Tapo mis ojos creyendo que no te veré más, pero olvido olvido que estas en mi mente, y  de allí no te puedo sacar.

Tengo tus fotos, tus caricias, y a pesar de tapar mis ojos sigo viendo tu sonrisa.

Cuando pienso en todo esto, mis latidos se hacen más fuertes y tomo conciencia que estás ausente.

Pero brillas en mi mente y puedo volar sin tener alas, y transportarme hasta ti y estar de nuevo  juntos en la cama.

En aquella cama donde nos amamos sin máscaras, donde nuestra piel, cuerpo y sudor se unieron en una inmensa magia.

Magia que hoy nos sostiene a pesar del tiempo y la distancia.

Pero lamentablemente también estuvo presente la ansiedad, de saber que en algún momento ya no ibas a estar. Tengo miedo de esa sensación que hoy amenaza nuestra calma. Y pone en un hilo toda nuestra esperanza.

Sé que lo nuestro parece difícil pero no es imposible. Una vez dijiste, querer es poder, y hoy lo razono lo pienso, y creo que todo en la vida es organización y emprendimiento, y el amor no escapa de este mandamiento.

Eres el regalo que desde hace mucho tiempo pedí al cielo, y hoy ruego al universo que se mantengan mis deseos para poder estar junto a ti de nuevo.

Dicen que el amor es ciego, pero no es problema para mí, es por ello que decido salir, y gritarle al mundo lo que siento por ti, vendo mis ojos, mañana tapare mi boca, pero nadie me alejara de esta sensación que nos desborda.

Ya es la hora de dormir, mi mejor momento porque sueño con caminos de colores que me llevan hacia ti.


“Sí estas buscando a la persona que cambie tu vida,

echa una mirada al espejo”

 

Por: Endalys Tiberio Noriega

 

Fotógrafa, Escritora, Chef, Diseñadora de Joyas y Moda,  Empresaria,

Administradora, Deportista.

 

Correo: almafotografica@gmail.com

Instagram: @endalys_alma_fotografica

Twitter:    @endalysalmafoto