Infiel… duro de entender

Infiel: esa palabra que de solo leerla o nombrarla nos eriza la piel y nos crea una sensación terrible de angustia, quizás porque hemos visto a parejas que han pasado por ese proceso porque alguna de ellas sucumbió a una tentación o tal vez porque se ha vivido la experiencia. La infidelidad, sea como sea, duele y deja heridas que tardan en sanar.

Cualquiera que sea el caso, el ser infiel reduce mucho el campo de acción de la persona que la ejecuta, genera un enredo de vida capaz de dar material para muchas películas y lo peor, es que puede involucrar a más gente de la que al principio se cree que pueda afectar.

Ser infiel va mucho más allá de tener sexo con una pareja distinta a la nuestra. Ser infiel pone a quien la ejecuta, en una situación precaria a nivel mental, emocional, sentimental y familiar.

El infiel cree:

  • Que puede engañar a su pareja y a la otra persona y que nunca será descubierto.
  • Que nunca ha estado tan enamorado como en ese momento.
  • Que ahora si es verdad que llegó el amor verdadero.
  • Que puede llevar una doble vida.
  • Que su comportamiento no tiene consecuencias.
  • Que merece lo que está viviendo, mientras dura la emoción.

7 actitudes claves que pueden señalar que alguien está siendo infiel

  1. Cambios en las rutinas de vida diaria: sale más temprano y llega más tarde, aunque sean sutiles.
  2. Cambios en el vestuario: puede ser radical o paulatinamente.
  3. Esmero repentino por mejorar su cuerpo, su alimentación y su estilo de vida, sin involucrar a su pareja.
  4. Comienzan a surgir “reuniones de trabajo” con más frecuencia y en horarios extralimitados.
  5. Mucho tiempo dedicado a revisar el celular y los correos electrónicos en el hogar o cuando se está de paseo en familia o en pareja.
  6. Cambios de humor repentinos: o muy feliz o muy molesto sin ninguna razón aparente.
  7. Poco deseo de contacto sexual con su pareja o, de haberlo, rutinario

Si algunas de estas claves comienzan a vislumbrarse, sería importante que conversaras con tu pareja honestamente y que abordaran en forma adulta y con amor, ese tránsito de vida. Las parejas “son dos personas”, por lo que cuando ocurre un evento de esta índole y, aún cuando el infiel sea uno solo, las responsabilidades son compartidas.

Cuando esto se expone podrían ocurrir dos cosas: que la pareja lo niegue rotundamente o que lo acepte.

Si lo niega, entonces quedarían dos vías: la primera sería preguntar por qué esos cambios en su vida y cómo puedes formar parte de ellos (sin que eso signifique ahogar a la otra persona con tu presencia en todo) y la segunda es seguir estando alerta pero sin asedios ni angustias.

Si lo acepta, debes estar preparado para saber cómo vas a reaccionar tú ante esa honestidad. Para ello, mi próximo artículo la semana que viene.

Sé fiel a ti mismo y nunca podrás ser infiel a nadie.

“Vivamos intensamente, la maravillosa experiencia de amar.

No nos guardemos nada”

 Por: Rosangela Rodríguez Garrido

La Mujer con Éxito

Creadora de: YAYITEANDO

Estrategia A.N.I.M.A.R.T.E.

Empresaria,  Escritora, Conferencista, Ingeniero

Correo yayiteando@gmail.com

Instagram: @yayiteando

Twitter:      @yayiteando

Facebook: Yayiteando

Libros publicados 

“Mis amigas queman caucho, en las puertas del cielo”

“Te Quieren Contar” Libro de Cuentos Infantiles