La serenidad… el sentido común y una realidad más allá de la verdad.

La serenidad es una virtud que pone cualquier vicisitud en su verdadera luz y realidad para poder ser apreciarlas con su justo valor. Solo en serenidad se puede ver lo real de cada situación, aún en las situaciones más adversas. El equilibrio emocional es la clave fundamental para poner a la virtud de la serenidad en acción.

Una vez escuche a mi Madre decir “la verdad es como un espejo roto, cada quien tiene un pedacito y ve a través de lo que quiere mirar” – mi mente pensó – la imagen  cambiaría si decidimos unir cada pedacito, porque podríamos ver una “realidad” que cambiaría todo lo que habíamos visto primero. Si esto lo codificamos en nuestro ADN emocional nuestras conductas y patrones emocionales gozarían de buen sentido o algo llamado sentido común.

La serenidad no es necesariamente gozar de paz y tranquilidad. Accionar y educar nuestro mundo emocional con la virtud de la serenidad nos permite tener firmeza a la hora de tomar una decisión, de dar esa palabra justa y oportuna que da luminosidad a la circunstancia para encontrar una solución vista de un modo objetivo y hasta se podría decir “milagroso”. Es la mente serena la que encuentra la paz dentro de lo angustiante que puede ser una experiencia para dar el alivio y el consuelo si se requiere.

“La mente serena ve la realidad de un todo y no una verdad a pedacito”, goza de un sano equilibrio de los juicios y de una sana reflexión, es el cultivo para nutrir nuestra inteligencia intelectual – emocional – espiritual, donde la visión del corazón aquieta un el alma herida para encontrar la comprensión que abre el camino a un universo superior que solo se comprende cuando se vive.

Cuando no puedes impedir que algo suceda, acepta tu impotencia y comprende que todas las fuerzas del universo están unidas para que eso suceda. Todo lo que sucede, por muy terrible que sea tiene una misteriosa utilidad. 

Alejandro Jodorowsky

Tomando estas sabias palabras no pasa nada para lo que no estemos preparados, sin embargo podemos educarnos para ver lo útil dentro de lo inútil con toda la sabiduría que nos da estar en serenidad.

Nuestra intensión siempre será como un abre bocas para despertar cualquier inspiración que nos sirva para crecer con la misma inmensidad del cielo que nos cobija.

http://www.reikinuevo.com/calma-serenidad/

“Que nada ni nadie te quite la sonrisa”

Por: Yoira R. de Jácome

Simplemente “Soy”

Hija Esposa Madre

Orientadora Familiar

Aprendiz de escritora

La Mujer con Éxito

Creadora de Tertulias del Alma

Twitter @tertuliasdelalma

Instagram @tertuliasdelalma

Facebook Tertulias delalma

Correo electrónico Tertuliasdelalma@gmail.com