“Cuando nuestros  pensamientos se convierten el latidos …”

La mente como poder tiene la capacidad de crear todos los pensamientos que de una u otra manera hacen conexión con nuestros sentimientos. En consecuencia nuestros pensamientos favorables o no favorables, positivos o negativos; como los queramos describir se posan en nuestro corazón hasta convertirse en  latidos.

Los latidos de la mente llegan al corazón cada vez que un pensamiento se repite una y otra vez sin parar haciendo  que las emociones y los sentimientos tomen gran terreno en el espacio y afloren de manera brutal.

La mente en su proceso de construcción de pensamientos de manera permanente hace que activemos esas dimensiones de nuestro ser que muchas veces quisiéramos detener, pero nos resulta difícil y es cuando se convierten en latidos que golpean nuestro corazón.

Los latidos de la mente en el corazón, están representados por ese pensamiento constante, que  se hace repetitivo y que muchas veces quisiéramos detener, pero sentimos que no lo logramos, tal vez por el nivel de importancia que  hemos dado a la situación que genera ese pensamiento.

La mente, desde su poder (que  pareciera totalmente  autónomo), muchas veces  determina   qué pensar, cuantas veces nos pasearnos por el mismo pensamiento y  hasta cuándo pensamos sobre lo mismo. Así es como  la mente va tomando caminos que la conducen a otras de nuestras dimensiones como lo son las emociones, los sentimientos y hasta nuestra parte biológica.

En este sentido es importante  reconocer  a la mente como un poder que tiene mucha influencia en nuestra estabilidad emocional, de allí que conocerla también nos permite aprender a conducirla para que trabaje  a favor de una vida equilibrada. De esta manera, podemos nosotros ordenarle que sus latidos lleguen a nuestro corazón con la sutil sensación del poder que tenemos los seres humanos para hacernos conscientes de lo que está sucediendo en nuestra mente con nuestros pensamientos y poderlos cambiar si en ese momento están afectando nuestras emociones y sentimientos.

Con todo esto, te quiero decir que cada  pensamiento que construye tu mente, una vez que   llega a  tu corazón  y   te haces conscientes del sentimiento que te está generando, si no te agrada lo que estás sintiendo o sencillamente no lo quieres sentir, le puedes ordenar  a tu mente cambiar ese pensamiento a favor de lo que quieres sentir, porque somos  responsables de lo que pensamos y el poder de tu mente lo diriges tú.

 

 

                           Lic Nancy Carías

                 Sanadora y Orientadora Espiritual

              @cariasnancy25/@familiacontigo/@familiaholistik

                               cariasnancy25@gmail.com